SIMEDUCO

EL PAÍS QUE TODOS NO QUEREMOS

Escrito por el Oct 18, 2016 en Noticias | 0 comentarios

pddh-3

En los últimos días hemos experimentado las actuaciones de los funcionarios de un gobierno desesperado que, al no lograr los consensos necesarios para la aprobación de más deuda y, al quedarse sin liquidez de caja, debido al uso inapropiado de los recursos del Estado, profundizan la violación de los trabajadores, haciendo uso arbitrario del poder, aplicando medidas desatinadas como el anuncio de incumplimiento a la Ley del Escalafón en el Ministerio de Salud, recortes en los presupuestos de Salud, Seguridad y Educación; incumplimiento de la Ley de la Carrera Docente; amenazas y órdenes de descuentos a maestros y trabajadores de salud que sólo exigen el cumplimiento de las leyes; proceso de eliminación de subsidios de gas propano, energía eléctrica, agua potable, etc. A todo este paquete de ajustes, en contra del pueblo, sin disminuir los privilegios de la clase política gobernante, se agrega el alto nivel de represión contra la clase trabajadora. Para mejorar el aparato represivo, se han utilizado recursos del Estado para contratar activistas partidarios y financiar “grupos de choque” para atentar contra los trabajadores que participan en medidas de presión para forzar el cumplimiento de las leyes; estos mismos grupos, incluso, han provocado daños a la propiedad, como el retiro de portones de hospitales; así mismo, el gobierno está utilizando a elementos de la policía nacional “civil” para amedrentar a los trabajadores de hospitales de la red pública, en lugar de prestar seguridad a la población. Como salvadoreños que pagamos los impuestos, debemos preocuparnos por el mal uso que el gobierno hace de los recursos públicos; del mismo modo, exhortamos a la comunidad nacional e internacional a darle seguimiento a la instauración de una posible tiranía que podría dar paso a las desapariciones, asesinatos selectivos, desplazamientos forzosos, entre otras características propias de un régimen dictatorial, incapaz de practicar valores democráticos y de tolerar opiniones disidentes; hacemos un llamado a la Procuradora para la Defensa de los Derechos Humanos, a darle seguimiento a esta grave situación que vive el país; a propiciar, de manera urgente, el reinstalo de mesas de diálogo entre las partes en conflicto y acompañar a las víctimas en todos los procesos de denuncia contra los abusos del Estado.

Deje una comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Animated Social Media Icons by Acurax Responsive Web Designing Company